martes, 29 de junio de 2010


Se necesita mucha paciencia para permitir que los demás se equivoquen.
Se necesita mucho amor para aceptar los errores de los demás.
Se necesita mucha generosidad para escuchar los circunloquios de los demás.
Se necesita mucha humildad para reconocer que nosotros somos también los demás.

BORJA Y SU RÍO

Aquella mañana no parecía diferente de todas las otras.
Hacía calor, no había escuela y nada hacía pensar que la situación fuera a cambiar.
El tiempo en vacaciones fluye ancho, sin orillas.
Ha nuestro amigo Borja le gustaba bañarse en el río le era familiar aunque fuera imprevisible, distinto cada día...La piscina que se había puesto de moda le resultaba aburridísima.
Las historias que le habían contado acerca de ahogados y las advertencias de sus padres sobre los peligros del agua no tenían nada que ver con el río que el conocía.
Le gustaba nadar en la parte más ancha donde el agua estaba más fresca y tranquila, profunda y rodeada de un paisaje mágico. En un  momento, cuando estaba en medio del río, una imagen se coló en su mente: una enorme alga larga y flexible se le enroscaba en las piernas y lo engullía.
De nada le servia saber que no había ese tipo de algas en su río.
La imaginación lo traicionó sentía las piernas como plomos un escalofrió en la espalda lo atravesaba paralizandolo
Le faltó poco para no alcanzar la orilla que cada día le proporcionaba un disfrute.
Lo hizo más rápido que nunca.
Sentado en una roca tibia de sol, se preguntaba qué había pasado, como su imaginación casi lo paraliza y lo ahoga. ¿De donde había venido aquella imagen del alga serpenteante?
Un polvo gris había empañado, quizás para siempre, la vivencia inocente y fresca de Borja.
En ese instante en que el alga tomo forma en su mente transformándose en algo amenazante. El miedo de Borja, su alga no venia de las oscuras aguas del río.
Borja volvió a nadar en el río a partir de entonces con algunas precauciones.
Había aprendido algo.Su imaginación le había asustado, eso era suyo y venía de dentro.
Podía imaginar muchas cosa acerca del río o de si mismo y dependiendo como lo hiciera encontrria apertura u obstáculo. El conocimiento sabía que tardaría en adquirirlo tal vez demasiado. Tenia que estar atento y abierto.
Pero tenia que nadar hasta la roca en el río de la vida sino lo hacia el alga se lo comería.
M.J



19 comentarios:

Azul Unada dijo...

¡Qué lindo relato! Casi que nadé con Borja. Cuán cierto eso de la imaginación, nuestros propios temores, fantasmas. Cuando quitamos el velo que armamos, notamos que no era para tanto ¿no?
Gracias Mariajo por darte una vuelta siempre por casa, es tan bueno saberte ahí.
Nos vemos en la próxima guardia.
Qué buena la introducción también, aquello de la humildad y paciencia..
Gracias otra vez!!!!!!!!!!!

TIHADA dijo...

Querida María José, me gustó mucho esta entrada!
El cuento genial, tiene imágenes muy interesantes! Y muy bueno el tema que tratás:la imaginación nos hunde en sus aguas o nos libera para que sigamos nadando placenteramente en ríos y mares, aunque estemos en un charco....Dependerá cómo utilicemos ese don.
FELICITACIONES POR PONER LAS ALGAS AL SERVICIO DE LA CREACIÓN!
ABRAZOS!!!

karulkalara dijo...

Pues yo escogo ahogarme en el rio de mi imaginación aunque las algas de mi razón sigan tirando hacia el fondo... No me resisto... si tengo que ahogarme que sea imaginándome ahí en medio, en la parte fresca y ancha del cauce, dónde bajo mis pies sólo hay fondo negro, al alcance del capricho de las aguas cambiantes.

Sony dijo...

hola maria jose,interesante narracion que nos habla de los miedos que vamos incorporando a lo largo de la vida y muchas veces esos miedos nos juegan una mala pasada,la imaginacion nos lleva por caminos oscuros y luego no sabemos como salir de ella,asi que es mejor tener nuestras propias experiencias y saber que es lo bueno o lo malo.

un abrazo amiga y gracias por compartir este relato!!!!!!!

Tita la mas bonita dijo...

Como la imaginación tienen alas, y puede adoptar la forma que quiera y no envejece nunca, podemos zabullirnos por el río de la vida y ella nos lleva a puerto seguramente soñador!
Un Besito Marino

Lola dijo...

PRECIOSO RELATO,¡¡¡ENHORABUENA!!!, LA VERDAD ES QUE NUESTROS MIEDOS SON LA MAYOR BARRERA QUE HEMOS DE SALVAR PARA LLEGAR A BUEN PUERTO.
UN ABRAZO DESDE EL CORAZON.

Adriana Alba dijo...

Las "Algas" que tenemos dentro nuestro, casi siempre nos traicionan...son nuestros mismos pensamientos los que nos hacen actuar de una u otra manera.

Excelente entrada...casi metafísica, como me gustan a mi.


"Todo es mente..todo lo que piensas se manifiesta!


Abrazos muchosss!!!

fiaris alfabeta dijo...

Me vino a la memoria un sueño de mi hija cuando vio por primera vez un ratón,luego soño que una gran rata enorme venia a devorarla,hasta ahora viene el cuento de vez en cuando haciendo anecdotas de la ñiñez,cariños amiga

giLiXiTa dijo...

Hola!!

Permíteme presentarme soy Gillian administradora de un par de webs, visité tu portal y está interesante, tienes temas muy buenos y el diseño me gusta. me encantaría poner un link de tu web en mis sitios y así mis visitas puedan visitarlo también. si estás de acuerdo no dudes en escribirme

Éxitos con tu blog.
Gillian Silva
gilixitana@hotmail.com

Soñadora dijo...

Nuestra mente es muy poderosa. Con la misma intensidad que nos hace sentir temor, nos puede tomar de la mano y llevarnos a la cima.
Besitos,

filo dijo...

bonito e intrigante relato,
con Borja nadamos y empezamos a sentir temores, dudas, pero nuestro propio conocimiento nos puede ayudar mucho a salvar los miedos que habitan en nuestro interior.


feliz verano, M. José

Miriam dijo...

El miedo... esa alga que se enrosca y nos traga con su temida mentira...
Así es solo sirve para hacernos creer en lo que no existe, muchas muchas veces...
Genial relato!
Besos

Caballo navegante dijo...

Es impresionante la capacidad de nuestra mente sobre lo físico.. puede llegar incluso a paralizarlo.Ello demuestra que existe algo más poderoso que lo que podemos tocar o ver.. Intrigante cuento! 1 saludete! ;)

Loli Martinez dijo...

Mçagico y reflexivo relato que nos llena de fuerza y sabidura.Felicidades.
Un besito .

Dorian dijo...

Ciertamente me he sentido identificada... a veces la imaginación junto al miedo provoca extrañas reacciones en nosotros..

Pero yo tampoco tengo miedo a ahogarme, prefiero experimentar las sensaciones y arriesgarme antes que vivir siempre mirando desde la orilla.

Un abrazo Mariajo!

ARIADNA dijo...

QUE HERMOSO¡¡¡ME ENCANTO, ME LLEVASTE AL PUNTO EXACTO DONDE LA IMAGINACIÓN VIAJA Y UNO COMIENZA A IMAGINAR, A OLER Y A SENTIR LO QUE LE NARRAN, UN ABRAZO ENORME

Red. dijo...

Feliz dia del amigo!!!

María Jesús Verdú dijo...

Maravillosa recomendación. Espero que estés disfruando del buen tiempo

claudia dijo...

Hermoso relato...me quedó girando un pensamiento a la orilla del cuerpo, mientras recuperaba el aliento "eso era suyo y venía de adentro"...impactante